jueves, 27 de enero de 2011

Salud mental en la comunidad

El último fin de semana viajé junto a un equipo de profesionales de la salud para una campaña en el distrito de Lari, provincia de Caylloma en Arequipa dentro del marco del Proyecto IRIS XIII. Es la segunda vez que los organizadores, estudiantes de diversas especialidades, tienen la amabilidad de invitarme.



Para quienes se interesen un poco en este proyecto hay una artículo publicado en una revista local. Algunas veces en este blog se publicaban artículos o se comentaban oportunidades de investigación con el propósito de incentivar a quienes están involucrados en el terreno de la salud mental para rescatar lo bueno del pasado y del presente para mejorar la situación en un futuro. Son buenas las ideas, los esquemas de investigación y de intervención, pero no sirven de mucho si se quedan en el intento.
Por eso me alegré mucho cuando supe de la existencia de este proyecto y cómo cuando hay interés en hacer bien las cosas se "contagia" aquel esfuerzo. No se trata solamente de realizar campañas de salud, los alumnos viajan con anterioridad a las zonas donde realizan intervenciones para realizar educación en temas de salud, se "empapan" de la realidad de la población y finalmente se lleva a cabo la campaña de salud. Este proyecto ha llegado a comprometer a destacados especialistas de distintas especialidades, que dejan de lado su agenda, recargada para ayudar a la causa.
En el caso de psiquiatría, buscaban a alguien interesado en colaborar y con tiempo disponible. Por la premura del tiempo y por distintas situaciones llegaron a contactarme para la campaña anterior en Huaripampa, San Marcos en Ancash y ahora repitieron la invitación.
No me queda más que agradecer a todos aquellos que forman parte de este proyecto por su disciplina y por llevar a aquellos lugares donde nadie llega una atención especializada.
En el campo de la salud mental, sirve para atender a personas que van a la consulta, pero en la última campaña se intentó acudir a la casa de los pobladores y compartir con ellos un poco de sus vivencias. Junto a un grupo de estudiantes fuimos a visitar a una mujer con epilepsia y un trastorno psicótico que iba con regularidad al centro de salud por descompensación de la epilepsia. El padre tenía el antiepiléptico, pero no lo administraba con regularidad y en lugar de ello le daba un jarabe que en su etiqueta se promocionaba con antiepiléptico, para la "histeria", así como para otros trastornos mentales. El jarabe lo había adquirido de un vendedor que viaja de pueblo en pueblo promocionando sus productos.
Desde que llegué a Lima traté de buscar información sobre el producto, pero no pude acceder a la información o autorización de las entidades reguladoras correspondientes. Una tarea pendiente que trataré de seguir hasta averiguar si cuenta con la autorización para su venta y para su promoción como jarabe multiuso.
De aquí en adelante se plantea que las intervenciones del proyecto tengan objetivos a mediano y largo plazo para medir el impacto de las mismas.
Hay 2 principalmente que llaman la atención y que son el alto porcentaje de uso de alcohol, que en muchos casos llega a la dependencia y por otro lado la frecuencia de la violencia familiar. Si bien la información podría estar sesgada porque se obtuvo de pacientes que iban a consulta por ese motivo o de pacientes que comentaban estos problemas de sus parejas. En el trabajo epidemiológico del Instituto Nacional de Salud Mental se señala una prevalencia a 6 meses de 10% de Dependencia o consumo perjudicial de alcohol en la sierra peruana. Si bien este estudio no incluyó a Arequipa y el distrito de Lari no representa la totalidad del departamente, parece que la prevalencia es bastante mayor en esta zona.
¿Porqué son importantes las cifras? Porque se identifican los lugares con mayor prevalencia de trastornos mentales y para trabajar con todo tipo de intervención (primaria, secundaria, terciaria).
Mi agradecimiento, nuevamente, a aquellos que trabajan por sacar el proyecto adelante porque nos contagian el entusiasmo y nos comprometen de tal manera que no fue extraño ver a los propios médicos poniendo el hombro para movilizar el material necesario como mesas, sillas, carpetas, etc. dentro del distrito, sin importar la lluvia ni la altura. No hay mejor manera de acercarse lo más posible al ideal de la salud mental.







Para los que deseen colaborar y compartir información sobre Neuro-Psiquiatría, la RNP ya tiene un lugar en una red social. Pueden acceder desde aquí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario