jueves, 6 de enero de 2011

El peso de la investigación

Una de las pocas publicaciones peruanas que se encuentra indizada en MEDLINE es la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública. La indización no implica necesariamente una supremacía de una revista sobre otra, pero sí que cumple con ciertos estándares internacionales, y de esta manera que un artículo pueda ser leído por mayor cantidad de personas en el mundo.
Reviso algunos artículos históricos de la Revista de Neuropsiquiatría muy ricos desde el punto de vista psicopatológico y que describían cada caso. Fuera de nuestras fronteras, recuerdo haber obtenido el artículo de Kasanin sobre el trastorno esquizoafectivo de 1933 ("The acute schizoaffective psychoses") con una descripción detallada de 9 casos a lo largo de 30 páginas. ¿Un artículo así encajaría en la línea de una revista en la actualidad? Posiblemente no.
Ese es un tema que puede generar posiciones encontradas y por el momento no es la intención de esta entrada. La intención es dar un repaso a la importancia que se le da a la investigación a aquellos que postulan a la residencia o a alguna plaza en una institución estatal.
En el último número de la revista señalada líneas arriba Peña y col envian una carta al editor haciendo enfásis en el nulo peso de la investigación para los concursos. Hay cosas ciertas como el famoso fraude de incluir a personas que no han aportado a la investigación y luego se devuelva el favor incluyendo a los primeros en las publicaciones de los que se favorecieron en un principio. Acá un extracto de la carta:

"Considerando que la producción de conocimientos a través de la investigación y evidenciada por su publicación en revistas indizadas, es una actividad importante y crítica del médico en formación, creemos pertinente incluir el historial científico del postulante a la residencia, como un criterio de calificación".
"El orden de mérito más alto, el quintil de carencias más bajo y las publicaciones científicas, sonindicadores importantes que a nuestro parecer deben tener un puntaje equiparable y representar como máximo el 15% del puntaje total, dedicando el 85% restante al examen de conocimientos".
"En años anteriores, los trabajos presentados en congresos daban una bonificación para el postulante a la residencia médica. Sin embargo, luego de evidenciarse algunos casos de fraudes científicos (plagio, autoría honoraria y compra de autoría) se decidió excluirlo, penalizando de esta forma a aquellos postulantes que realmente realizan investigación, que era el motivo por el cual se consideró esta bonificación.
Tomando en cuenta ese problema, es que nuestra propuesta yace exclusivamente a las publicaciones en revistas científicas indizadas; es decir, considerar solo los artículos que han superado la evaluación de un comité editorial de una revista que cumple criterios para ser incluida en bases de datos tales como SciELO, MEDLINE, SCOPUS o del Institute for ScientificInformation (ISI).
Si bien la evaluación de un comité editorial no excluye la posibilidad de que una publicación haya sido producto de una investigación fraudulenta, esta posibilidad es mínima y abismalmente menor a la que se puede presentar en la evaluación de investigaciones por un comité conformado transitoriamente para un congreso, donde generalmente evalúan solo el resumen remitido. Con ello, se procedería a una evaluación más justa de los aportes científicos de los postulantes".

Finalmente hacen una propuesta para que se cambie el reglamento actual de: orden de mérito (5.4%), examen de conocimientos (84.6%), SERUMS (10%) y publicaciones (0%); hacia un sistema de: orden de mérito (5%), examen de conocimientos (85%), SERUMS (6%) y publicaciones (4%). Parece una propuesta razonable que promueva la investigación.

Otra carta al editor es la de Fiestas y Catacora sobre el uso público de bases de datos existentes como medida para potenciar la producción científica en el Perú.

"Nos referimos específicamente a aprovechar la existencia de un número importante de bases de datos de estudios previos, financiados con dinero público; especialmente estudios que son de tipo epidemiológico. Lograr que las bases de datos sean ampliamente accesibles a través de páginas web, ayudará a que muchos profesionales en el país tengan la oportunidad de publicar sin tenerque pasar por las grandes dificultades de conseguir financiamiento para implementar estudios propios. En el Perú, prácticamente todos los institutos especializados de salud así como otras instituciones estatales, tienen bases de datos de estudios previos y un inventario de ellas puede ser realizado, quizá por el INS. Con mecanismos apropiados estas instituciones pueden otorgar el libre acceso a esas bases de datos. Ello iría acompañado con la publicación de los detalles técnicosde cada estudio y el establecimiento de reglas de uso. Políticas en esta línea pueden extenderse incluso a instituciones privadas, para que estas, apelando a un espíritu filantrópico, se animen también a compartir sus bases de datos. Con ello, tesistas de pre y posgrado, profesores, clínicos y otros profesionales de la salud de cualquier institución en el país, podrán hacer uso de ellas y publicar artículos".
"Ya el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) está dando pasos en esa dirección al hacer públicas las bases de datos de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES), lo cual debe ser imitado por otras instituciones públicas y aprovechado por los profesionales de salud. De hecho, resulta paradójico que, existiendo numerosas bases de datos de estudiosepidemiológicos, las revistas científicas locales pasen travesías dolorosas de sostenibilidad y cumplimiento de su periodicidad debido a la escasez de investigación local puesta en artículos originales, o que haya un alto porcentaje de estudiantes de posgrado que no puedan graduarse debido a las dificultades inherentes de generar datos propios sin mayor financiamiento".

Es poco probable que los investigadores de una institución puedan agotar las posibilidades de sus bases de datos, entonces, ¿porqué no hacerlas públicas? Si el INEI ya dio el primer paso sólo queda esperar que el ejemplo sea imitado.

Aprovecho la oportunidad para desear a aquellos que, de vez en cuando, dan una mirada a este blog un feliz año 2011 y espero que traiga muchas novedades en psiquiatría y salud mental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario