lunes, 30 de agosto de 2010

¿Tristeza = Depresión?

Durante la evaluación de pacientes, de familiares y/o en conversaciones informales se suele escuchar que tal persona "se deprimió" o "está deprimido". Previamente tenía la impresión que las personas con diagnóstico clínico de Depresión mayor no siempre expresaban tristeza lo cual en parte he confirmado.
Cuando entrevistaba a alguién y venía la pregunta acerca del estado anímico me ha tocado muchos pacientes que negaban la tristeza, a pesar que el rostro decía todo lo contrario. Hasta hace poco he estado llevando a cabo un trabajo de investigación para obtener el preciado título. La parte de recolección de datos terminó y la primera versión está lista. En el trabajo se aplicaron unas escalas para detectar casos de familiares de pacientes esquizofrénicos con probable depresión.
No era el objetivo del trabajo, sin embargo me interesó comparar los ítems de cada una de las escalas entre sí y el puntaje final. La sorpresa fue que en la Escala de Zung, la pregunta principal relacionada a la tristeza: "Me siento triste y melancólico" no ocupó el primer lugar entre las preguntas que tenían mayor puntaje de correlación con el puntaje final, sino que se ubicó en el puesto número ocho.
Las preguntas que más se relacionaron con el puntaje final eran aquellas relacionadas a cambios de la percepción de sí mismos (concentración, capacidad de tomar decisiones, capacidad de disfrute y cambios en el apetito, peso y sueño).
Lo importante, a mi parecer, es saber que no basta con decir que uno no se siente triste para descartar la depresión. Puede que este sea un hallazgo aislado, sea parte de una dificultad de nuestra población para describir sus sentimientos (¿"alexitimia cultural"?) o si es un fenómeno replicado en otras latitudes.
Otro comentario opuesto al anterior, y que no fue evaluado en este estudio, es que se confunde el término depresión con tristeza. No todo el que dice sentirse deprimido realmente tiene una Depresión clínica y por lo tanto debe recibir tratamiento. La vida esta llena de buenos y malos momentos, pero de ahí a decir que todo mal momento, que puede ser transitorio y afrontado con recursos propios, es una depresión es bastante apresurado.
Por último, es necesario tomar en cuenta el contexto cultural de la persona evaluada. Hay familiares que describen un cambio en el paciente diciendo que "estaba con los nervios". El significado de "nervios" varía enormemente entre tristeza, ansiedad, euforia, psicosis, etc. Ahí comienza nuestro trabajo: "disecar" el síntoma.

Nota: No presento ninguna tabla ya que el trabajo debe ser inédito y no ha tenido que ser divulgado por ningún medio, esto sólo ha sido un comentario de resultados no relacionados con el estudio mismo . Espero que pronto pueda compartir la información para las personas interesadas.

2 comentarios:

  1. Felicitaciones por tu avance Martín.

    Efectivamente la condición de una persona no puede "diagnosticarse" buscando sólo patología, sino más bien midiendo su nivel de funcionamiento (cognoscitivo, relacional, sociolaboral, integraciòn a dispositivos comunitarios, etc), tarea pendente para los profesionales de salud mental. La Clasificaciòn Internacional de Funcionamiento, Discapacidad y Salud (CIF OMS 2001), es un buen inicio para este nuevo enfoque.

    Esperamos con expectativa los resultados de tu trabajo cuando esté terminado y publicado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Dr. Vega.
    Estoy totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar